Monday, April 24, 2017

Mona Lisa Touch un tratamiento intravaginal ya se opera en Cuba.

Dra. Selene Marlen Soler Leoto, especialista en Primer Grado en Ginecología, aplica el laser para rehabilitar el suelo pélvico./Foto: Ismary Barcia
Hace menos de un mes importantes diarios de todo el mundo anunciaron el resultado de una investigación del experto en neurociencias Juergen Kornmeier, de la Universidad de Friburgo, en Alemania, quien afirmó haber resuelto el enigma de la sonrisa de la Mona Lisa.
En su inusitada búsqueda el científico indagó el motivo de la expresión facial de la modelo de Leonardo da Vinci, (1452-1519), cuyo gesto ha suscitado siglos de debates y copiosa retórica literaria.
El 97 por ciento de los encuestados certificó que lejos de la ambigüedad que han motivado las interpretaciones de la sutil expresión, como mueca triste o disimulada melancolía, la mujer conocida también como La Gioconda, era una persona feliz.
Ahora la misteriosa joven vuelve a ser noticia, pues un equipo médico del Hospital Universitario de Cienfuegos asegura haber hallado el modo de transformar perturbadoras expresiones en espléndidas sonrisas, precisamente con un procedimiento que lleva el nombre de la famosa modelo, eternizada en una de las más célebres obras de arte de todos los tiempos.
     Adquirido por Cuba en Italia para su uso terapéutico en la rehabilitación del suelo pélvico, el equipo requirió el      entrenamiento de espacialistas en ese país./ Foto: Ismary Barcia
UN TOQUE REJUVENECEDOR  
En octubre pasado un aparato capaz de irradiar láser de CO² de media potencia llegó al servicio de rehabilitación del principal centro asistencial de la provincia.
Nombrado por sus creadores como la musa inspiradora del genio italiano, Mona Lisa Touch es un tratamiento intravaginal, ya probado con éxito en varios países europeos y en los Estados Unidos.
Aconsejado para mujeres en edad de climaterio, el “toque”, según su nombre en Inglés, llena un vacío terapéutico en la atención a la atrofia vaginal, que se estima sufre más del 70 por ciento de las mujeres en algún momento de sus vidas, y la mayoría de ellas padece en silencio.
Adquirido por Cuba en Italia para su uso terapéutico en la rehabilitación del suelo pélvico, el equipo requirió el entrenamiento en ese país de sendas especialistas.
“Es un dispositivo que se introduce en la vagina, y mediante una ducha de luz láser, como agente físico con acción fotodérmica, favorece la regeneración del tejido, asegura la doctora Nirelys Valdés Hidalgo, especialista en Medicina General Integral y en Medicina Física y Rehabilitación, del Hospital Provincial Dr. Gustavo Aldereguía Lima.
“Es recomendado como estimulante para la producción de colágeno dentro de la vagina de tal forma que se restaura la mucosa y se rehidratan las paredes, rejuveneciendo ese órgano de las mujeres climatéricas o pre menopáusicas, por procesos fisiológicos, o como consecuencia de tratamientos quirúrgicos”, amplía la experta.
La Dra. Selene Marlen Soler Leoto, especialista de Primer Grado en Ginecología y Obstetricia, también entrenada para la aplicación del proceder, explica que “la vagina es un órgano musculoso, con muchos pliegues, mientras está en plenitud de la vida sexual, pero con el paso del tiempo se hace lisa, seca y se atrofia. Los partos deterioran su morfología, y aunque hay mujeres que nunca paren, igual lo sufren, como consecuencia de los cambios hormonales asociados a la menopausia. Al secarse las paredes de la vagina, hace que las relaciones sexuales sean dolorosas y, a menudo, también interfiere con la función urinaria”.
La Sociedad Norteamericana de Menopausia (NAMS), estima que entre el 20 y el 45 por ciento de las mujeres de mediana y avanzada edad experimentan síntomas relacionados con la atrofia vaginal, hasta hace poco tratados con hormonas. La incontinencia urinaria, es otro de los efectos más comunes, que aflige a un 28 por ciento de las féminas de 35 años, y a un 35 de las de 60.
“Hasta hoy era muy difícil de tratar, solo en casos de prolapso, de descenso, se intervenía quirúrgicamente, pero en la mayoría no había alternativa, y por ello las pacientes sufren la incontinencia al reírse, realizar un esfuerzo o estornudar, pero no dicen nada. Esta es la primera terapéutica que tenemos a disposición —enfatiza la ginecóloga—, y las mujeres acuden más por esa razón que por cambios vaginales propiamente dichos, debido a que una buena parte está en la tercera edad, etapa en la que su pareja ya no tiene tantas demandas sexuales”.
En favor del proceder, la médico fisiatra agrega que se trata de una emisión de láser mínimamente invasivo, en forma de ducha, de apenas unos segundos, sin dolor ni otro efecto colateral. Con el tratamiento, aumenta la producción de fibroblastos de ácido hialurónico, que favorecen el grosor y el tono de la vagina, y por lo tanto, aseguran mayor lubricación y placer sexual durante el coito.
“La luz láser rompe el epitelio viejo y revasculariza, regenera, fortalece la musculatura del suelo pélvico pre y post quirúrgico —este muchas veces con secuelas de fibrosis—, y la vejiga y el recto, órganos en contacto con la vagina y que descienden con la edad, toman otra vez su lugar”, asevera Soler Leoto.
Y aunque no se considera un tratamiento puramente estético, sí produce cambios visibles: “En las lesiones blancas de vulva, que pueden ser malignas y otras benignas como el liquen plano, el vitíligo —que provocan la decoloración, inclusive la pérdida de la anatomía de los genitales externos—, lo hemos usado. Los efectos a la primera aplicación, han sido muy prometedores”.
MÁS QUE UNA ENIGMÁTICA SONRISA
El departamento de Rehabilitación del Ministerio de Salud Pública de Cuba adquirió cuatro equipos de láser CO²: uno para el hospital Julio Díaz, especializado en terapia física; otro al “Ramón González Coro”, centro de referencia nacional en Ginecología y Obstetricia; uno a Santiago de Cuba y el de Cienfuegos, que con unas 150 aplicaciones, es hasta el momento el más empleado.
“Hemos recibido pacientes de Matanzas, Camagüey, Holguín, Villa Clara, La Habana y Ciego de Ávila, abarcando de occidente a oriente”, advierte la Dra Nirelys Valdés Hidalgo.
Mona Lisa Touch es un proceder beneficioso incluso para mujeres irradiadas por haber padecido cáncer. Solo se exige un día de abstinencia sexual antes, y tres luego de aplicarlo. Por lo general se requiere de hasta tres sesiones, con un lapso de 45 días entre una y otra, y después una por año, precisa la Dra Selene Marlen Soler Leoto, y “aunque sus proveedores advirtieron que no se notarían cambios inmediatos, hemos visto resultados y no creo sea efecto placebo. Una paciente, que se inhibía de tomar agua desde las 3 de la tarde, y aun así iba al baño alrededor de diez veces cada madrugada, tras la primera ‘ducha’, afirmó que no se había levantado más en toda la noche.
“Las mujeres llegan con una cara triste, y al cabo de las dos o tres aplicaciones de Mona Lisa Touch, se van sonrientes como la Gioconda, que por cierto era muy discreta, —observa la experta—, porque a mis pacientes las he visto salir con una sonrisa más amplia”,…mucho más plena que aquella que cautivó al sabio renacentista y cuya inquietante sugestión y delicada poesía sigue siendo noticia cinco siglos después.
Fuente: http://www.5septiembre.cu/mona-lisa-touch-en-cienfuegos-cuba/