Friday, October 21, 2016

Cuba es pionera en el caribe en la cirugia bariatrica por laparoscopia.




Cirujanos bariátricos de Cuba y Colombia en plena cirugía laparoscópica / Foto: cortesía del equipo medico
Un equipo del Hospital General Universitario Dr. Gustavo Aldereguía Lima de Cienfuegos, Cuba se convirtió en pionero de Cuba y el Caribe en la práctica de la cirugía bariátrica y metabólica por laparoscopia.



0 periodico "5 de Septiembre"
Literalmente hablando, la obesidad se había convertido en un verdadero dolor de cabeza para Beatriz Quintanilla Hernández. Hoy la villaclareña está segura de desterrar su pesadilla luego de ser la primera mujer de Cuba y todo el Caribe en someterse a un bypass gástrico, mediante el procedimiento mixto de cirugía bariátrica.
Similar historia vivió su coterráneo Argel Perdomo Triana. Solo que el joven de 19 años tenía la experiencia cercana de su madre Rosa María Triana Pérez, una obesa mórbida, de las primeras intervenidas quirúrgicamente por técnica convencional en el Hospital General Universitario Dr. Gustavo Aldereguía Lima (GAL), de Cienfuegos.

INICIO DE LA HISTORIA

Cuando cuatro años atrás el doctor Daniel Olivera Fajardo daba los primeros pasos en cirugía bariátrica, aún no tenía bien definido a dónde podría llegar en esa especialidad. Tras el apoyo en la materia de colegas del hospital capitalino Calixto García, coordinado por el Dr. Antonio Portié Félix y su grupo, cuyas novedosas técnicas habían tenido excelentes resultados, se abría un largo y complejo camino por desandar para el también jefe de Servicios Médicos Internacionales del GAL y coordinador del equipo multidisciplinario.
“El propio desarrollo científico del programa —detalla el galeno— nos llevó a contactar con un grupo de expertos del hospital universitario del Valle, en Cali, Colombia, reconocido internacionalmente y liderado por el doctor Eduardo Bolaños Quintero”.
A raíz de un entrenamiento en la nación andina, Daniel presentó, y fue aprobado por parte de las autoridades del Ministerio de Salud, un proyecto que incluyó el respaldo de la compra de instrumentales, equipamiento, material gastable y disponibilidad de un quirófano para regularizar este servicio en la provincia, a fin de convertir al GAL en centro de referencia regional.
Refiere Olivera Fajardo que esas estrechas relaciones de trabajo con la parte colombiana derivaron en el Primer Curso de Entrenamiento por Laparoscopia de cirugía Bariátrica y Metabólica, a desarrollarse entre el 6 y el 10 de julio en el “Dr. Gustavo Aldereguía Lima”, con la participación de especialistas nacionales y extranjeros.
“La técnica en cuestión —puntualiza— es  multidisciplinaria, y en esa preparación intervendrán anestesiólogos, enfermeros, instrumentadores, circulantes, cirujanos, endoscopistas, endocrinólogos y nutricionistas, entre otros. Luego, están convocados a estar con nosotros representantes de las diferentes especialidades de otras provincias del país”.

HITO EN LA MEDICINA CUBANA

A propósito de la coordinación del curso se efectuaron los dos primeros bypass gástricos laparoscópicos con el asesoramiento de profesores del país suramericano. El éxito de ambas operaciones y posterior evolución de los pacientes constituyen un notable precedente para Cienfuegos y Cuba en el posterior desenvolvimiento de una tecnología, considerada de avanzada por los beneficios que reporta a la población cubana, cuyo 40 por ciento, además, clasifica de obesa.
A juicio del doctor Rosendo López González, jefe del grupo provincial de Anestesiología y Reanimación, fue una enriquecedora experiencia. “Desde el punto de vista de mi especialidad —comentó—, el manejo es un poco diferente, porque se afrontan otros riesgos que la cirugía convencional. Sin embargo, resulta mucho más rápida y beneficiosa para el paciente, expuesto a menos dosis anestésica, y con esto una recuperación más rápida y satisfactoria”.
En tanto, los doctores residentes César Augusto Quevedo Barrios y Abraham Osorio Peláez coinciden en el aporte personal, comoquiera que adquirieron conocimientos de una novedosa técnica, que en definitiva impacta de manera directa en su formación docente en las respectivas especialidades.
“En mi caso particular, resulta grato constatar que mi patria, Colombia, un país latinoamericano y hermano de Cuba, maneje ese tipo de tecnología de primer mundo y que, por demás, la estén compartiendo acá en nuestro hospital cienfueguero en favor del trabajo del cirujano y a la reducción de la morbilidad de los pacientes aquejados de obesidad”, confiesa Osorio Peláez.
El equipo lo completan las licenciadas Olga Lidia Sánchez Sarría, enfermera jefa de la Unidad Quirúrgica Central, y Yoleidys Águila Lorenzo, técnica en cirugía de mínimo acceso.

CALIDAD DE VIDA Y ECONOMÍA

Las reconocidas técnicas de Portié exhiben magníficos logros; sin embargo al decir del doctor Daniel Olivera Fajardo, la cirugía bariátrica por laparoscopia constituye una modalidad quirúrgica extremadamente ventajosa, habida cuenta de que es aplicada a un alto porcentaje de quienes padecen de obesidad, son más corto el tiempo de intervención y mínimo el dolor postquirúrgico, disminuye las complicaciones postoperatorias y permite una recuperación rápida. Empero, ambas responden a las necesidades del paciente.
Si bien cada cual puede elegir el proceder a su conveniencia, la práctica médica demuestra el grado de satisfacción de los pacientes sometidos a la operación por mínimo acceso. En menos de 24 horas pueden irse de alta, a las tres horas de operados ya están caminando y a las doce están en condiciones de ingerir líquidos.
Pero hay más, comparada con la técnica convencional, la de marras resulta mucho más económica, porque el tiempo en el quirófano oscila entre 55 minutos y una hora, a contrapelo de las tres o cuatro de la primera. Por otro lado, reduce considerablemente el gasto de medicamentos, recursos gastables, material de suturas y anestésicos. Al tiempo de simplificarse las curaciones, disminuye considerablemente la estadía hospitalaria postoperatoria.
En el término de un año o año y medio, los pacientes pueden llegar a su peso ideal, o el saludable, que es la talla menos 100. “Claro que la cirugía es el paso más importante, pero además de la operación, la persona se va con un grupo de regulaciones en su modo de vida relacionado con la actividad física y con la dieta”, detalla Olivera Fajardo.
El programa del I Curso de Entrenamiento a desarrollar próximamente prevé una veintena de intervenciones quirúrgicas, incluyendo a cinco extranjeros. Por supuesto, extender este servicio internacional representaría en lo adelante una importante fuente de ingresos al sector, además del tácito reconocimiento a la Medicina cienfueguera en particular y la cubana en general.
Esa práctica, además de tratar el sobrepeso, cura del 85 al 90 por ciento la diabetes mellitus tipo 2. Con tal propósito, según el coordinador del proyecto, están realizando un grupo de investigaciones, entre las que se encuentra el implante de células madre para el tratamiento de esa enfermedad, de conjunto con el grupo de cirujanos expertos bariátricos de Colombia.
En fin, el programa presenta varias líneas de investigación, en las cuales intervienen residentes de diferentes especialidades: endocrinología, anestesia, cirugía, medicina interna, rehabilitación física… Cada uno de ellos tiene su tarea de estudio, asociada a su tesis de grado acorde con la cirugía bariátrica. De modo que, a la par de lo asistencial, permite la formación de los recursos humanos, tanto de postgrado como pregrado.

HISTORIAS PARA CONTAR

“Haberme convertido en la primera mujer operada con esta técnica significa orgullo, satisfacción, lauros, gloria, gratitud, mucho, mucho… Además, tuve el privilegio de ser asistida por un equipo muy profesional, disciplinado, súper capacitado y extremadamente estricto en que cumplamos los reglamentos”, expresa conmovida Beatriz.
Alega la trabajadora gastronómica por cuenta propia que antes de dar este paso, llevaba una vida muy limitada, apenas podía caminar, se fatigaba con facilidad como si fuera la asmática que no era. Llegó al hospital sureño el viernes antes de la operación con los pies tan inflamados que no le cabían dentro de los zapatos, una presión arterial alta y medicamentada… A estas alturas bajó la inflamación y los parámetros de la hipertensión desaparecieron, a tal punto que hace días no requiere de hipotensores.
“En fin, nada me duele —recalca— y sobre todo aprecio un ego altísimo. Por supuesto, a partir de ahora comienza una nueva vida para mí, seguiré cada consejo al pie de la letra”.
A Rosa María Triana sus más de 300 libras de peso le hacían insoportable la existencia. Casi por casualidad un día llegó a sus manos una nota de prensa que hablaba de las bondades de un servicio en Cienfuegos, que podría poner fin a su perenne angustia.
Desde entonces no cejó en el empeño, hasta convertirse en un número de la lista de pacientes inscriptos en el proyecto de cirugía bariátrica rectorado por el doctor Daniel Olivera en el Hospital General Universitario Dr. Gustavo Aldereguía Lima.
Con 130 libras de menos y la máxima de “vivir más y mejor” por convicción,  Rosa María influyó con su ejemplo personal para que su hijo Argel decidiera ponerse a disposición del equipo de especialistas cienfuegueros, porque, “él solo muy pronto se percató de cuánto profesionalismo, amor y entrega había en ese lindo grupo que nos trata”, recalcó la villaclareña.
Fuente: http://www.5septiembre.cu/perder-peso-por-minimo-acceso/