Monday, October 24, 2016

Puntos de vista sobre la cesarea en Cuba.

Version de un trabajo titulado ? Dime como naciste y te dire quien eres ? Por Lourdes Pichs Rodríguez (Holguin, Cuba)

Sábado, 15 Octubre 2016 13:05 http://www.ahora.cu/index.php
Hoy existe una preocupación en Cuba y no solo en nuestro país, sino en el mundo desarrollado, ante el incremento de las tasas de la más antigua y moderna de las operaciones: la cesárea.

Especialistas aseguran que esa antiquísima cirugía surgida como una solución se ha convertido en un problema hace algunos años, pues la mortalidad materna asociada a la cesárea es de tres a cuatro veces superior a la de un parto normal. En Cuba se relaciona en alrededor del 40 por ciento de las causas de muertes maternas.
La Dr.C. Gladys Cruz Laguna, ginecobstetra del Programa Materno Infantil (Pami) en la provincia, afirma categórica: “Para llegar a un parto quirúrgico la única justificación para hacerlo es que exista plena seguridad de que su práctica ofrecerá más beneficio que riesgos a la madre y el feto”.
Ese proceder médico tiene como objetivo extraer el producto de la concepción a través de una incisión en la pared uterina y posee indicaciones muy precisas, las cuales deben ser decididas por el obstetra en el momento oportuno, antes o durante el trabajo de parto, de acuerdo con las condiciones maternas o fetales, nunca por complacencia.
Sin embargo, actualmente existe el criterio que la confiabilidad excesiva en este proceder ha conllevado, en no pocas ocasiones, a un uso irracional de esa cirugía mayor, cuyas complicaciones pueden presentarse de manera inmediata durante el acto operatorio o postparto.
Del primer caso entre sus inconvenientes el más común y peligroso es la hemorragia aguda por diversas causas, siendo la más frecuente la atonía uterina (el útero no se contrae), lo que podría conducir a una histerectomía (extirpación del útero) y la mujer pierde su capacidad reproductiva, pero de no actuarse de forma rápida y oportuna existe el riesgo de muerte materna inminente.

Además, la madre no está exenta de sufrir lesiones de asas intestinales delgadas o gruesas, en la vejiga y uréter; infecciones desde la pared abdominal hasta la presencia del pelvipertonitis (inflamación del peritoneo) y como consecuencia de la anestesia suelen presentar depresión respiratoria, edema laríngeo, bronco aspiración o constricción; apnea, paro respiratorio y muchas otras complicaciones generales asociadas al tipo de anestesia empleada.
Pero, aún hay más inconvenientes, como las cardiovasculares: hipertensión arterial, taquicardia, braquicardia y paro cardiaco. A todos estos problemas se une que la recuperación es más lenta en relación con el parto fisiológico, requerirá de mayor estadía en el hospital hasta la reanudación de las relaciones sexuales deberá postergarse un poco más, para que tanto el útero como todas las capas de la pared abdominal cicatricen de manera adecuada.
Tampoco el producto de la concepción está exento de afrontar problemas. Puede ocurrir desde un nacimiento prematuro si no se hubiera calculado de manera exacta la fecha de parto, dificultades respiratorios, daños fetal hasta depresión del recién nacido.
Estudios españoles y portugueses recientes arrojan que niños nacidos por cesárea tienden a ser más inseguros o poseen problemas de adaptabilidad, que quienes nacen por parto natural. En tanto, que otras investigaciones relacionan el autismo con el parto quirúrgico.
La especialista con la experiencia de varios años al frente del Servicio de Cuidados Perinatales del hospital provincial Vladimir Ilich Lenin, recordó que el incremento de las cesáreas no mejora los resultados de la morbimortalidad materno-perinatal. “Más allá del límite de sus beneficios agrega morbilidad para transformarse de solución en un problema, que muy bien puede evitarse, por eso los obstetras solo optarán por el parto quirúrgico cuando la operación se sustente en los criterios científicos definidos para esta praxis”.
Acerca del tema la doctora Catherine Chibás, jefa del Pami en la provincia, aclaró que “no se trata de una guerra contra el parto quirúrgico, sino de hacer los necesarios, en el momento oportuno y con toda la seguridad que exige este tipo de intervención médica para preservar la vida de la madre y el niño”.
Y ese es el propósito general, a partir de experiencias desagradables. Por ejemplo, las dos muertes maternas directas que suma la provincia en este año fueron por complicaciones con la cesárea, una de ellas primitiva (cuando de hace por primera vez a la gestante).
Reconoció, que a pesar de existir una tendencia a disminuir el número de este proceder médico, con respecto a años anteriores, aún la cifra es alta. De enero a septiembre se realizaron 3 mil 382 cesáreas, de ellas 2 mil 108 primitivas (después de la primera las mujeres que deseen volver a parir será por este método hasta tres solamente), para el 27 por ciento, contra 3 mil 539 en 2015 con 2 mil 370 cesáreas primitivas, que representa el 30 por ciento.
Fuente:  http://www.ahora.cu/secciones/punto-de-mira/25936-dime-como-naciste-y-te-dire-quien-eres